El Monumento

Desde mi condición de alemán mi contribución a esta iniciativa va más allá de la concepción artística, para incorporar también la experiencia del silencio en la Alemania de la posguerra. Porque en Alemania, encarar los crímenes de la dictadura nazi llevó mucho tiempo y requirió un discurso público que fomentara el proceso de sanación de la sociedad.

Dos elementos expresarán lo esencial del futuro monumento: la compactación generada por el cubo y el libre despliegue artístico de las esculturas.

Al elegir el cubo retomo determinadas formas que están en el centro de mi trabajo artístico. El cubo actúa como medio de confrontación con el espacio y símbolo de nuestra injerencia en él, para hacer visibles los cambios que nuestras intervenciones provocan, por ejemplo en el entramado urbanístico, pero también sus efectos en el entorno y en la gente. Contrasta con la expresión de pensamientos, emociones e ideas en el lenguaje de la imagen o, como en este caso, de la escultura.

Descripción

 

El monumento consta de dos grupos de objetos: cubos y esculturas.

El cubo superior representa lo claro, lo luminoso y se construirá en vidrio esmerilado, mientras el cubo inferior se ubica por debajo del superior, y por debajo del nivel del suelo. El espacio creado por él se prestará al silencio y la reflexión. Una escalera facilitará el acceso desde el exterior.

Claramente separado del cubo superior visible éste será bordeado por un sendero hecho de la arena rojiza de Uruguay. Este “camino” recorre las cuatro esculturas que se orientarán hacia los cuatro puntos cardinales.

más…

A través de las superficies esmeriladas del cubo superior se podrán mirar y escuchar los documentos de video, fotográficos y sonoros de uruguayas y uruguayos afectados. Se prevé asimismo que se extraigan textos de los expedientes judiciales para proyectarlas sobre las superficies de vidrio y así permitir que las personas interesadas presencien los juicios que terminaron con la condena de los acusados. Los videos y textos se proyectarán sobre las cuatro superficies ordenados por temas, por lo que los espectadores tendrán la oportunidad de seguirlos con la debida tranquilidad, concentración y empatía.

 

La distancia entre el cubo y las esculturas que lo enmarcan debe ser tal que permita el seguimiento concentrado de las proyecciones sobre las paredes del cubo, al tiempo de ofrecer un lugar para la calma interior y la contemplación al abrigo del aura de las esculturas. Cada una de ellas tiene una expresión individual, y su expresión, ubicación y distancia del cubo permiten un diálogo alternativo con el tema.

 

El espacio por debajo del cubo de vidrio se autosostiene. Sus paredes son desnudos, de hormigón rugoso, sin color ni iluminación, sin estímulos de ningún tipo. El acceso al cubo inferior será por una angosta escalera exterior. El monumento estará abierto día y noche. Durante el día se podrá apreciar los textos e instalaciones de video en el cubo, mientras por la noche una iluminación tenue lo sumerge en una luz agradable y cálida.

Documentación filmada

Las entrevistas a los testigos constituyen un componente fundamental del memorial proyectado y son expresión de su pretensión de devolver la voz a las víctimas. Gracias a las entrevistas las víctimas se convierten en actores que relatan sus historias a las generaciones posteriores. Esta historiografía “desde abajo” es sumamente importante, porque impide que los crímenes cometidos sean negados y banalizados. Los testimonios dan fé de los acontecimientos que, al término de un régimen dictatorial o violento, no se incluyen en la historiografía de los poderosos o que tal vez aparecen apenas como notas al pie de página.

Los textos y los documentos de audio y filmados, así como los materiales que se proyectarán sobre las paredes del cubo, se apoyan en entrevistas con los afectados. La selección de las y los interlocutores reflejará todas las facetas del sufrimiento bajo la dictadura; el sufrimiento de los detenidos y torturados y sus familiares forman parte de las heridas psíquicas que dejó la dictadura.

Las proyecciones sobre la superficie del cubo se basarán en algunos pasajes significativos de las entrevistas que se presentarán como documentos de texto o filmados. Como preparación se revisarán los expedientes judiciales y se documentarán los juicios y sus sentencias, para poder presentarlos también en el cubo como documentos para la lectura.

Si los interlocutores lo permiten, las filmaciones de las entrevistas podrían dar pie a películas documentales, independientemente de su proyección sobre el cubo. La documentación se complementará con la publicación de un libro de entrevistas con testigos quienes fueron víctimas de la dictadura.